miércoles, 27 de abril de 2011

Análisis Procesión Vía-Crucis Procesional

8 de la mañana: puntual comenzaba el Vía-Crucis Procesional en este Viernes Santo tan intenso para todos los silenses. Después de una breve reflexión por parte del párroco, la imagen de El Nazareno cruzaba, sobre las 8:05, el pórtico de la Iglesia de La Luz. La I Estación del Vía-Crucis se meditaba delante del templo parroquial para, a continuación, comenzar el recorrido procesional bajando por la calle El Olivo. Poco después abandonaban la iglesia los pasos de San Juan y de la Virgen de los Dolores, que recorrían la calle Doctor Jordán para encontrarse con Jesús camino del Calvario sobre las 8:30 en la calle Canapé. Fue una ceremonia de El Encuentro como todas, muy sentida por los fieles allí congregados. San Juan se hizo esperar, la gente contuvo la respiración y la imagen avanzó despacio hacia El Nazareno en medio de un bello silencio, interrumpido brillantemente solo por el redoble de la caja de la A.M. "Nueva Unión". A continuación, el discípulo amado se dirigía, apresurado, en busca de María, y ambos, al son de Mater Mea, se acercaban hasta la imagen de Cristo para encontrarse camino de la cruz. Luego, la procesión se dirigió hacia los aledaños de la Plaza de La Luz, donde aguardaba La Verónica para enjugarle el rostro a Jesús. La más larga de las procesiones semanasanteras silenses avanzaba, ahora, hasta el Calvario, donde se incorporaban al cortejo procesional los pasos de Cristo Crucificado y la Magdalena, y El Calvario. Las estaciones restantes del Vía-Crucis se fueron sucediendo rápidamente, y la procesión enfiló la calle Félix Benítez de Lugo hasta la Parroquia sin pausa. El reloj de la torre de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Luz anunciaba las 10 de la mañana y, ya con todas las imágenes que conforman nuestra Semana Santa en el interior del templo, Los Silos esperaba ya hasta la tarde, para ver morir a su redentor en un madero.

El detalle: los fieles que acompañaban a la Virgen se quedaron un poco rezagados en el momento en que el paso de La Verónica se acercaba hasta el Nazareno, quedando el acto un poco frío.

El destacado: fabulosa la visión que daba la procesión, con todos los pasos, por la calle El Calvario y la Plaza de La Luz.

No hay comentarios: