miércoles, 25 de mayo de 2011

Cuatro años

Quién nos lo iba a decir. Ya han pasado nada más y nada menos que 4 años desde que un sábado cualquiera (25) de aquel caluroso mayo de 2007 creábamos este sitio web para que el mundo entero conociera la Semana Santa silense, sin saber cuánto duraría este proyecto, y ya van cuatro añitos...y lo que nos queda.

Gracias a todos los que nos han visitado en todo este tiempo, porque sin ustedes este humilde blog no sería nada. Gracias.

sábado, 21 de mayo de 2011

Sepultura


Foto: transcurso de la Procesión del Santo Entierro por la Plaza de La Luz, en la esplendorosa noche del Viernes Santo silense.

martes, 17 de mayo de 2011

Acabado El Encuentro


Foto: paso de San Juan Evangelista, después de la ceremonia de El Encuentro, en la mañana del Viernes Santo, y transcurriendo por la calle del Canapé, en dirección a la Plaza de La Luz. Detrás le siguen El Nazareno y la Virgen de los Dolores.

sábado, 14 de mayo de 2011

Análisis Procesión del Resucitado

Concluimos las crónicas de nuestras procesiones de Semana Santa con la más solemne de todas: la Procesión del Resucitado.

La lluvia caída durante la mañana de Resurrección en el casco no impidió que, sobre la 12:50, Jesucristo Resucitado saliera bajo palio para repartir su bendición por nuestras calles. Como viene siendo habitual, numerosos fieles acompañaron a S.D.M. por el recorrido de costumbre, hasta volver a la Parroquia de la Luz. Concluía así la Semana Santa 2011, como no podía ser de otra forma, en el día más hermoso del año.

El detalle: la lluvia respetó, un año más, la procesión del Domingo de Resurrección.

El destacado: muchos fueron los fieles que acompañaron al Señor Resucitado en su transcurso por el casco histórico de Los Silos.

martes, 10 de mayo de 2011

Análisis Procesión del Silencio

Comenzaba a caer una ligera lluvia en torno a las 10 y media de esa magnífica noche de Sábado Santo. No obstante, eso no impidió que se celebrara en el Calvario la bendición del fuego y encendido de los cirios. Posteriormente, salía la Virgen de los Dolores de la capilla, con dirección a la Iglesia de la Luz. Con un ritmo un poco acelerado debido a la amenaza de lluvia, y acompañada por los fieles en silencio con sus cirios, la imagen de la Virgen llegaba a la Parroquia a las 20:50 h. A las 11 de la noche comenzaba la solemne Vigilia Pascual, con la tradicional caída del telón del Altar Mayor, que simboliza la resurrección de Cristo. La Virgen Dolorosa pasaba ahora a ser de nuevo la Virgen de la Luz. El Señor había resucitado.

El detalle: la procesión transcurrió con un ritmo un poco rápido, por temor a que la lluvia hiciera acto de presencia durante el recorrido.

El destacado: una vez más, el precioso sonido de los tacones al pasar por las calle adoquinadas del casco.

viernes, 6 de mayo de 2011

Análisis Procesión de la Soledad

Acabada la solemnísima ceremonia del Santo Entierro, Los Silos se disponía a concluir su particular Viernes Santo con la Procesión de la Soledad o el Retiro de la Virgen. La mayor parte de la gente presente en al Santo Entierro acompañó a la Virgen de los Dolores hasta la Capilla del Calvario, desde donde al día siguiente partiría de nuevo hacia la Parroquia. La procesión enfilaba la calle La Estrella hacia abajo, rumbo a la Plaza del Calvario. Prácticamente a las 12 de la noche entraba la imagen de la Virgen en la capilla. El Viernes Santo acababa, un año más, en Los Silos.

El detalle: el Viernes Santo silense, acababa un año más, con la preciosa muestra de cariño de un pueblo hacia su madre, acompañándola en su soledad hasta el Calvario.

El destacado: hermosa procesión donde hay tiempo para reflexionar sobre lo vivido ese Viernes Santo, un año más.

martes, 3 de mayo de 2011

Análisis Procesión y Ceremonia del Santo Entierro

Viernes Santo y 6 de septiembre: dos fechas marcadas con rojo en el calendario de cualquier silense. El Santo Entierro, fúnebre; la Elevación de la Virgen de la Luz, exultante de alegría. Ambas, igual de solemnes.
Eran las 10 de la noche de otro Viernes Santo más, pero siempre diferente al anterior y al próximo. San Juan y la Magdalena salían a la calle para comenzar el Santo Entierro, acto único donde los haya. El Cristo Yacente, portado por los hermanos del Santísimo, avanzaba lentamente por la nave de la Iglesia de la Luz y, tras él, la Dolorosa. Sin duda alguna se trata de la procesión más concurrida de toda nuestra Semana Santa: tres hermandades, cuatro pasos y todo un pueblo fiel a la devoción y a la tradición. Y es que contemplando un breve instante el cortejo procesional se siente como si el tiempo se detuviese solo en nuestro pueblo, y queremos que la procesión no acabe nunca. Pero la realidad es otra, y en torno a las 23:15 h. entraba la urna con Cristo muerto en el templo. Comenzaba el momento culmen de la Semana Santa "pasional" en Los Silos. Al fondo aparecía San Juan, quien poco a poco recorría toda la nave de la Parroquia, este año sin el redoble de la caja de la A.M. "Nueva Unión", hasta hacer su reverencia ante la imagen del Señor difunto. El silencio inundaba la Iglesia. Era el turno ahora para María Magdalena. Al llegar al Altar, el párroco extraía incienso del tarro que portaba en la mano y le quitaba el paño inmaculado de su brazo, con el que posteriormente se cubriría el rostro del Señor. Se incensaba al Cristo Yacente y, por fin, hacía acto de presencia en la Parroquia la Virgen de los Dolores. Sonaba el "Adiós a la Vida" de Tosca y la imagen de María, hacía las tres tradicionales reverencias ante el Señor a la ida, y luego a la vuelta, hasta situarse por fuera de la capilla de San Pedro para aguardar a la Procesión de la Soledad. Era el momento entonces de las medallas, colgantes y rosarios, que se pasaban por la cara y los pies de la imagen de Cristo para ser bendecidos. Se cubría la sagrada imagen, se tapaba la urna y concluía, de esta manera, el acto que caracteriza por excelencia a nuestra Semana Santa. Concluía el Santo Entierro. Era el momento ahora de acompañar a María en su soledad hasta el Calvario.

El detalle: el párroco y el Maestro de Ceremonias de la Hermandad del Santísimo Sacramento se olvidaron de mostrar el cuerpo del Cristo Yacente al pueblo tras la reverencia de la Virgen y lo hicieron después de la bendición de medallas.

El destacado: un año más, perpetuando la tradición. El Santo Entierro, una ceremonia inefable.