martes, 10 de mayo de 2011

Análisis Procesión del Silencio

Comenzaba a caer una ligera lluvia en torno a las 10 y media de esa magnífica noche de Sábado Santo. No obstante, eso no impidió que se celebrara en el Calvario la bendición del fuego y encendido de los cirios. Posteriormente, salía la Virgen de los Dolores de la capilla, con dirección a la Iglesia de la Luz. Con un ritmo un poco acelerado debido a la amenaza de lluvia, y acompañada por los fieles en silencio con sus cirios, la imagen de la Virgen llegaba a la Parroquia a las 20:50 h. A las 11 de la noche comenzaba la solemne Vigilia Pascual, con la tradicional caída del telón del Altar Mayor, que simboliza la resurrección de Cristo. La Virgen Dolorosa pasaba ahora a ser de nuevo la Virgen de la Luz. El Señor había resucitado.

El detalle: la procesión transcurrió con un ritmo un poco rápido, por temor a que la lluvia hiciera acto de presencia durante el recorrido.

El destacado: una vez más, el precioso sonido de los tacones al pasar por las calle adoquinadas del casco.

No hay comentarios: