sábado, 3 de marzo de 2012

La joya oculta de la Parroquia

Simplemente, precioso. Así de fácil podemos definir el resultado que va adquiriendo el retablo parroquial a medida que transcurre su restauración. La parte inferior del mismo está adquiriendo un maravilloso juego de tonos blancos y rojos, que representan llamaradas que ascienden hasta los antiguos portavelas. También han aparecido tonos dorados y azules. Por otro lado, la puerta derecha que daba acceso a la antigua sacristía ha sido objeto de varias catas para devolverle su aspecto original.

A continuación puedes ver las fotos de 














No hay comentarios: