jueves, 28 de marzo de 2013

El Señor de la Sentencia traslada, un año más, su morada a la Parroquia de la Luz durante el Triduo Pascual

El barrio de San Bernardo de Las Canteras materializó esta noche, y como cada año, su unión a las celebraciones de Semana Santa en la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz. La imagen del Señor de la Sentencia realizó el recorrido procesional más largo de estos días para trasladar su morada al templo parroquial, donde participará, junto con su hermandad, de las procesiones del Triduo Pascual, para volver el Domingo de Resurrección a su casa. 

A las 9 y veinticinco minutos de la noche, el Señor de Las Canteras asomaba por la puerta de la ermita, escoltado por la ancha y larga hilera de sus cofrades y portado a hombros por cuatro de ellos. Ya depositado en su carro procesional, la imagen descendía por la calle San Bernardo (con el recorrido ligeramente ampliado) para despedirse de sus vecinos en su camino hacia el casco de Los Silos. Se cumplían quince años de su llegada al barrio y los celebraba estrenando una nueva corona de plata, regalo de un ferviente devoto de la talla y cercano a su escultor, Jesús de León.

En su internada en el camino de El Esparragal, la luna llena, la primera de esta primavera y símbolo inequívoco de la inminencia de la Pascua, regalaba una hermosa estampa, con el Cristo de la Sentencia abandonando San Bernardo. El trayecto entre las fincas agrícolas de El Esparragal fue más ligero que en años posteriores, lo que provocó que la procesión entrara en Los Silos a las 10 y media, más temprano de lo que apuntaban las previsiones. En la Avenida de Aregume le esperaban varios vecinos que lo acompañaron hasta la Iglesia de la Luz. Allí, quince minutos antes de que el reloj del campanario marcara las 11 de la noche, Las Canteras entraba en su parroquia. El Señor ya descansa en la Capilla de San Pedro, listo para volver a salir mañana en la solemne Procesión del Señor Preso. Ha llegado el Jueves Santo.








No hay comentarios: