jueves, 28 de marzo de 2013

Un Jueves Santo de esplendor en la Villa

Queda abierto el Triduo Pascual en Los Silos. La Cena del Señor se desarrolló esta tarde con gran solemnidad, como viene siendo costumbre en la Parroquia de la Luz. A su término, el Santísimo Sacramento fue trasladado a un elegante y coqueto Monumento. Mientras unos fieles oraban junto a Jesús en la Eucaristía, el resto se preparaba para vivir la primera de las grandes procesiones de nuestra Semana Santa. 

Asomaba la imagen de San Juan Evangelista por el atrio del templo parroquial, abriendo la solemne Procesión del Señor Preso. Posteriormente, salían a la calle el Señor de la Sentencia y el Señor de la Humildad y Paciencia, cerrando el cortejo la Virgen de los Dolores; esta última, alumbrada por una mermaba hermandad, con varios de sus miembros enfermos y sin poder acompañar a su titular esta tarde.

A paso lento, el Discípulo Amado bajaba por El Olivo, cargado a hombros, no sin poco esfuerzo por parte de los devotos que lo portaban. La afluencia de fieles parecía mayor que la del año pasado, extendiéndose su paso por toda la planta procesional y, también, detrás de la Agrupación Musical Nueva Unión, encargada de cerrar la procesión. Mientras el sol se iba ocultando por el poniente, el cortejo daba la vuelta a la Plaza de La Luz y se disponía a regresar a la iglesia. Con la entrada de los cuatro pasos, se ponía punto y seguido a las celebraciones del Triduo Pascual en Los Silos, que continúan esta noche con la Hora Santa y mañana con el Vía Crucis. Comienzan las veinticuatro horas más intensas de nuestra Semana Santa.







No hay comentarios: