martes, 16 de abril de 2013

Los sonidos del Domingo de Resurrección

Finalizamos hoy la recuperación de los sonidos de la pasada Semana Santa con los correspondientes a la mañana del Domingo de Pascua. Recuerda que toda la información y divulgación de la Semana Santa silense la tendrás a lo largo de todo el año en este blog. ¡No nos pierdas de vista!



miércoles, 10 de abril de 2013

Los sonidos del Jueves Santo

Escucha aquí los audios del Jueves Santo en la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz. Recuerda desactivar la música de fondo, en la zona inferior derecha de la página.





lunes, 8 de abril de 2013

Quince años de una referencia de la Semana Santa silense

Hoy, 8 de abril, se cumplen quince años de la bendición de la imagen del Santísimo Señor de la Sentencia y su llegada a la ermita de San Bernardo, en el barrio de Las Canteras. La escultura, tallada completamente en madera de cedro, fue realizada por Jesús de León y Cruz, hijo del maestro Ezequiel de León. Por aquel entonces era párroco de Los Silos el ya fallecido Fermín León y León. Actuaron como padrinos en la ceremonia de la bendición de la imagen Pedro González Hernández y María del Carmen Dorta Santana; y como mayordomos, Luis González Abreu e Isabel García del Rosario.



Tras la celebración de la Eucaristía, que comenzó a las 20:30 h, estaba prevista la procesión hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Luz, pero impidió que la imagen del Señor de la Sentencia saliera a la calle. Sí lo hizo, parece, al día siguiente, Jueves Santo, antes de los Santos Oficios del día en el templo parroquial.

La llegada de la imagen supuso la formación en el barrio de la hermandad que actualmente custodia y acompaña al Señor de Las Canteras en todas sus procesiones, la Hermandad de Amigos del Señor de la Sentencia, la más numerosa de las que cuenta Los Silos.



Hace varios años, dicha hermandad encargó a Jesús Agomar González Guillama la composición de una marcha procesional en honor a su imagen titular, obra  que el músico realejero entregó a la misma el 23 de febrero de 2006.


Coincidiendo con los quince años de su llegada, el pasado 27 de marzo, el Señor de la Sentencia estrenó una nueva corona de plata, donada por un devoto de la imagen, en su traslado procesional hasta la iglesia de la Luz, recorrido que realiza cada año, en la noche del Miércoles Santo.




viernes, 5 de abril de 2013

Del Calvario a la Luz para vivir la Resurrección

Tras la muerte, reaparecía la Vida. Con mayúsculas. Pasadas las 10 y media de la noche del Sábado Santo, daba comienzo la Vigilia Pascual en la Plaza del Calvario, la que el Domingo había recibido a Jesús a lomos de un burrito y la que el Viernes Santo despedía a María en su dolor. Un día después, los fieles acompañaban a la Virgen de nuevo a su templo parroquial para vivir la Resurrección. 

La Vigilia comenzaba con la bendición del fuego en el centro de la plaza. Tras encender el párroco el cirio pascual, la luz se propagaba entre los fieles que, dispuestos en dos largas hileras de filas, escoltaban a la Virgen de los Dolores por las adoquinadas calles del casco silense. Las iluminación eléctrica del recorrido procesional, sorprendentemente, no se apagó, como venía siendo costumbre, pero sí lo hicieron algunos comercios de la zona que a esa hora permanecían abiertos. Lo que sí se repitió fue el hermoso sonido de los tacones de la mujeres pasando por los adoquines, único ruido que se escucha durante la procesión. 

Ya en la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, sobre las 11 y cuarto de la noche, la solemne Vigilia Pascual proseguía con momentos dignos de destacar como el canto del pregón pascual, el Gloria y la caída del velo de la capilla mayor (dos años después, por la restauración del retablo) o la bendición del agua nueva. Entrada ya la 1 de la madrugada (las 2, con el horario de verano que entraba en vigor esa noche), con la celebración finalizada y con Cristo resucitado, se repartían los tradicionales dátiles traídos del Jordán, concluyendo la noche más importante para los cristianos.









jueves, 4 de abril de 2013

Noche de sobria tradición para despedir el Viernes Santo

Con más tiempo que otros años para descansar tras la finalización de la Procesión Magna a las 8 de la noche, dos horas más tarde se daba comienzo al acto más tradicional de la Semana Santa de Los Silos. El buen orden con el que salieron los cuatro pasos que conforman el Santo Entierro por la nave de la iglesia de la Luz se vio deslucido cuando, en la calle, los carros no estaban preparados. Subsanado ese problema, el cortejo transcurrió como viene siendo habitual, con sobriedad y solemnidad, arropado por muchos silenses y de luto por la muerte de Cristo. San Juan volvió a salir en carro por la escasez de cargadores, pero no se puede obviar la mejoría que gana portado a hombros, tradición que se recuperó el año pasado.

Llegando a la calle Félix Benítez de Lugo, no eran poco los fieles que se iban adelantando para llegar al templo y coger sitio de cara a la ceremonia del Santo Entierro, que comenzaba pasadas las 11 de la noche. Cristo Yacente entraba en una abarrotada iglesia sobre los hombros de cuatro hermanos del Santísimo y del Señor de la Sentencia, anticipándose a la entrada de San Juan y, posteriormente, de María Magdalena. Antes de que este último paso llegara al Altar, el Adiós a la vida comenzaba a sonar inesperadamente. Después de que el párroco incensara la urna con el cuerpo muerto de Jesús, la Virgen de los Dolores hacía su entrada en la iglesia, lentamente, para concentrar toda la Semana Santa en el momento en el que se inclinaba ante el Señor, con el esfuerzo que realizaban los cargadores al ascender los escalones que conducía a la capilla mayor. Una vez terminado el acto, los fieles se acercaban al Altar para la bendición de las cadenas y medallas. Posteriormente, se representaba la sepultura del Señor y, minutos después, la Virgen de los Dolores volvía a salir a la calle para dirigirse al Calvario.



Rozaba la medianoche y Los Silos descendía lentamente por La Estrella, acompañando a su Madre en Soledad hasta la Capilla del Calvario, donde descansaría durante el Sábado Santo para volver a la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz por la noche. Las hermandades del Santísimo y los Amigos del Señor de la Sentencia precedían, juntas, a la de la Virgen de los Dolores, que alumbraba a su titular. El cansancio de un intenso día hacía mella en los asistentes. Del Vía Crucis al Entierro pasando por la Muerte, Los Silos había vivido la Pasión del Señor desde la mañana hasta el comienzo del Sábado Santo. Ahora, tocaba aguardar la Noche Santa de la Resurrección.

miércoles, 3 de abril de 2013

La Procesión Magna luce en la calle tras los inconvenientes de la salida

Había expectación por saber si el Cristo de la Misericordia podría procesionar a hombros en la tarde del Viernes Santo por las calles del casco silense. Al final, la falta de cargadores no lo hizo posible, pero el camino es bueno, y todo hace pensar que el próximo año ese deseo puede verse hecho en realidad.

Por lo demás, la Procesión Magna comenzó con dos contratiempos: el Señor de la Humildad y Paciencia estuvo a punto de no salir por un problema en su carro procesional, y la cruz del Cristo del Calvario sufrió un pequeño percance al tropezar en la pequeña puerta de la Sala del Santísimo. Por si eso fuera poco, la falta de coordinación propició que se tuviera que ordenar la procesión a lo largo de la calle El Olivo, pues las imágenes que iban en carro no "esperaron" frente al templo parroquial por las portadas a hombro, que salieron después para facilitar la maniobra de los cargadores.

A pesar de todos estos inconvenientes, el transcurso de la Procesión Magna mejoró notablemente respecto a años pasados, con menos paradas y más relevos para portar las imágenes. Además, el cortejo estuvo en la calle poco más de una hora, regresando a la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz cuando todavía el reloj del campanario no había dado las 20:00 h. Aún sin el horario de verano, el cielo ya se había oscurecido cuando la procesión llegaba a la Plaza de La Luz desde la calle Benítez de Lugo, dejando una de las estampas más impresionantes de toda la Semana Santa, con una larga hilera de pasos que conformaban la Pasión de Cristo. Previendo esto, el paso de El Nazareno procesionó con los fanales iluminados de la Sagrada Familia; así como el Cristo de la Misericordia, que volvió a salir con iluminación después de la procesión en las Fiestas de La Luz.

martes, 2 de abril de 2013

El Vía Crucis marca el inicio del Viernes Santo en Los Silos

Se despedía la Madrugá y llegaba la emotiva mañana del Viernes Santo en Los Silos. Ya a las 7 y media, los fieles comenzaban a congregarse en la Parroquia de la Luz para, pasadas las 8, dar comienzo el Vía Crucis procesional por las calles del casco, que incluiría la ceremonia de El Encuentro. Antes de que la imagen de El Nazareno cruzara en silencio el atrio del templo y se diese lectura a la I Estación, el párroco recordaba que el camino de la Cruz que vivió Cristo lo siguen haciendo a diario muchas personas en todo el mundo, por diversos motivos: persecución, violencia, hambre...

Mientras Cristo, camino del Calvario, bajaba por El Olivo, desde la iglesia salían San Juan y la Virgen, recorriendo la calle Doctor Jordán para encontrarse con Jesús en los aledaños de la Placeta de la Constitución. Era uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa silense. Cuando el Evangelista y la Madre dolorosa se dirigían hacia el Nazareno, las lágrimas no faltaban a su cita y afloraban de los ojos de algunos rostros de los congregados en la calle Canapé. Este año, con una ceremonia mejor coordinada que en ediciones anteriores, se recuperaban, muchos años después, las dos reverencias que San Juan y Nuestra Señora de los Dolores hacían ante Cristo.

Ya en la Plaza de La Luz, la Verónica se unía al cortejo, también acercándose hasta el Nazareno para representar el momento en enjugaba el rostro del Señor. Las estaciones se sucedían por la calle La Estrella, con la novedad de estar escritas en versos y formar un bello poema. En la Plaza del Calvario, los pasos del Cristo Crucificado y la Magdalena, y el Calvario, completaban la procesión para dirigirse, ya todos juntos, de nuevo a la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, donde concluía el Vía Crucis minutos antes de las 10 de la mañana, tras casi dos horas de celebración.




Una hora después, bajo un sol de justicia, daba comienzo el Vía Crucis en la Parroquia de San Andrés Apóstol, en La Caleta de Interián. Acompañado por la hermandad del Santísimo Sacramento y por un numeroso grupo de fieles, el Nazareno se encontraba con su Madre en la calle San Juan. Luego, juntas las dos imágenes, la procesión continuaba su recorrido por el barrio, con las mismas meditaciones que en Los Silos para cada estación. En la pequeña rotonda que da acceso a La Caleta desde la carretera general, esperaba la imagen de Cristo Crucificado, portado en posición horizontal y a hombros por varias hermanas del Santísimo, que lo alzaron frente a la Virgen de los Dolores. Sobre la 12:40 h, finalizaba el Vía Crucis en el templo parroquial, donde comenzaba, minutos después, la Acción Litúrgica de la Pasión del Señor.

lunes, 1 de abril de 2013

El Señor de la Sentencia cierra la Semana Santa con su regreso a San Bernardo como Resucitado

Al igual que con la procesión del Santísimo Sacramento, el cielo del último día de marzo se vistió de gala para despedir la Semana Santa en Los Silos. Después de que el tiempo lo impidiera el año pasado, el Señor de la Sentencia, ya Resucitado, se despedía de la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, por primera vez, un Domingo de Resurrección, en lugar de hacerlo el fin de semana de la Octava de Pascua.

Pasados unos minutos de las 6 de la tarde, la hora programada, la imagen que Jesús de León y Cruz (hijo del maestro Ezequiel de León) esculpiera en 1998 abandonaba el templo parroquial y enfilaba por Benítez de Lugo en sentido inverso al acostumbrado en las procesiones del casco, seguido por un importante número de fieles, muchos de ellos, de la propia Villa. Algunos se despedían del Señor Resucitado al comienzo de El Esparragal, pero otros lo acompañaron hasta su ermita, no sin poco esfuerzo. Y es que el recorrido hacia San Bernardo, con un tiempo prácticamente veraniego, no invitaba a la peregrinación. El sol que enfilaba hacia su ocaso hacía mella en el rostro de los asistentes a la procesión, especialmente en los miembros de la Hermandad de Amigos del Señor de la Sentencia, con su habitual vestimenta trajeada, así como en los músicos de la banda Nueva Unión

Una vez llegados al barrio, y tras la variación del recorrido efectuado el Miércoles Santo, la procesión no tuvo más que avanzar por la calle Carmen para llegar a la plaza de San Bernardo, sobre las 7 de la tarde, donde lo esperaban también varios vecinos que no habían hecho todo el trayecto. Allí, los hermanos definían un pasillo perfecto para que el Señor de Las Canteras volviera a entrar en su ermita, bajo los sones de su marcha. Con la posterior celebración de la Misa de Acción de Gracias (que estaba prevista para las 7 y media, pero que empezó diez minutos antes) concluían la Semana Santa en Los Silos, con la mirada ya en la de 2014, con nuevas ideas y proyectos pero, sobre todo, con más fe.