martes, 2 de abril de 2013

El Vía Crucis marca el inicio del Viernes Santo en Los Silos

Se despedía la Madrugá y llegaba la emotiva mañana del Viernes Santo en Los Silos. Ya a las 7 y media, los fieles comenzaban a congregarse en la Parroquia de la Luz para, pasadas las 8, dar comienzo el Vía Crucis procesional por las calles del casco, que incluiría la ceremonia de El Encuentro. Antes de que la imagen de El Nazareno cruzara en silencio el atrio del templo y se diese lectura a la I Estación, el párroco recordaba que el camino de la Cruz que vivió Cristo lo siguen haciendo a diario muchas personas en todo el mundo, por diversos motivos: persecución, violencia, hambre...

Mientras Cristo, camino del Calvario, bajaba por El Olivo, desde la iglesia salían San Juan y la Virgen, recorriendo la calle Doctor Jordán para encontrarse con Jesús en los aledaños de la Placeta de la Constitución. Era uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa silense. Cuando el Evangelista y la Madre dolorosa se dirigían hacia el Nazareno, las lágrimas no faltaban a su cita y afloraban de los ojos de algunos rostros de los congregados en la calle Canapé. Este año, con una ceremonia mejor coordinada que en ediciones anteriores, se recuperaban, muchos años después, las dos reverencias que San Juan y Nuestra Señora de los Dolores hacían ante Cristo.

Ya en la Plaza de La Luz, la Verónica se unía al cortejo, también acercándose hasta el Nazareno para representar el momento en enjugaba el rostro del Señor. Las estaciones se sucedían por la calle La Estrella, con la novedad de estar escritas en versos y formar un bello poema. En la Plaza del Calvario, los pasos del Cristo Crucificado y la Magdalena, y el Calvario, completaban la procesión para dirigirse, ya todos juntos, de nuevo a la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, donde concluía el Vía Crucis minutos antes de las 10 de la mañana, tras casi dos horas de celebración.




Una hora después, bajo un sol de justicia, daba comienzo el Vía Crucis en la Parroquia de San Andrés Apóstol, en La Caleta de Interián. Acompañado por la hermandad del Santísimo Sacramento y por un numeroso grupo de fieles, el Nazareno se encontraba con su Madre en la calle San Juan. Luego, juntas las dos imágenes, la procesión continuaba su recorrido por el barrio, con las mismas meditaciones que en Los Silos para cada estación. En la pequeña rotonda que da acceso a La Caleta desde la carretera general, esperaba la imagen de Cristo Crucificado, portado en posición horizontal y a hombros por varias hermanas del Santísimo, que lo alzaron frente a la Virgen de los Dolores. Sobre la 12:40 h, finalizaba el Vía Crucis en el templo parroquial, donde comenzaba, minutos después, la Acción Litúrgica de la Pasión del Señor.

No hay comentarios: