jueves, 17 de abril de 2014

Puro arte de Jueves Santo

Elegante y soberbio. Así ha irrumpido el Triduo Pascual en Los Silos. Quedan ahora por delante momentos de dolor, emoción y compasión que tendrán su culmen este sábado por la noche. Pero hoy, la Villa se vistió con sus mejores galas para presenciar la primera de las grandes procesiones de la Semana Santa.

A las 5, la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz acogía la solemne Eucaristía de la Cena del Señor. En el primer acto de la Semana Mayor en el que participaba la Cofradía de la Vera Cruz y Misericordia, los fieles asistieron un año más a la simbólica y entrañable celebración del Lavatorio de pies. La tarde iba cayendo en Los Silos y, antes de dar paso al culto en la calle, el Santísimo Sacramento era trasladado al Monumento, donde permanece expuesto hasta el mediodía del Viernes Santo. 

Ahora, sí, llegaba el turno de la Procesión del Señor Preso. Y, otra vez, se cumplía el ritual. San Juan descendía las escalinatas que dan acceso a la iglesia y pisaba los adoquines. Luego le seguían el Señor de la Sentencia, el Señor de la Humildad y Paciencia, y la Virgen de los Dolores. Los cuatro pasos, acompañados por las hermandades de la Semana Santa, avanzaban por El Olivo a un ritmo armonioso y elegante. A pesar del corto recorrido, la procesión del Jueves Santo pudo y supo lucirse en la calle gracias a los colaboradores de la Semana Santa que, además, facilitaron una entrada ágil en la Parroquia al término de la procesión.

Mañana, Los Silos pondrá en la calle todo su cariño hacia Jesucristo con la piedad del Vía Crucis, la altiva Procesión Magna y el estremecedor Santo Entierro.

No hay comentarios: