sábado, 12 de abril de 2014

Viernes con aroma de fe

Un soplo de primavera transformado en Virgen. Los Silos recibe con los brazos abiertos a su Semana Mayor arropando a María en su pena. Así quedó demostrado ayer, tanto en el casco del municipio como en el barrio de La Caleta de Interián. La Pasión ya está aquí, preludio indispensable de lo que será la gran fiesta de la Pascua.

La iglesia de Nuestra Señora de la Luz volvía a recibir ayer a la Hermandad de la Virgen de los Dolores, con el barrio de Tierra del Trigo sumándose así, fiel a la cita, a la Semana Santa silense. Junto a ellos, los vecinos de Los Silos honraron a la Virgen en la Eucaristía que precedería a la primera procesión de la Pasión. En la calle, la Agrupación Musical Nueva Unión echaba al aire los acordes de las marchas que acompañaron a la Virgen de los Dolores en su trayecto sobre los viejos adoquines del casco histórico. Es el recorrido del preludio, el ansiado durante todo un año, el que nos pone en antesala de los días grandes de nuestra fe. La imagen de vuelta al templo, la Parroquia, en esa Semana Santa que no se ve, se apresuraba a preparar la entrada triunfante de Jesús en la ciudad de Jerusalén, ese Domingo de Ramos que irradia cada año los corazones.

En La Caleta, la lagunera Cofradía de la Verónica y la Santa Faz hizo de lazo de unión entre la Semana Mayor norteña y la de Aguere. Junto a la Hermandad de los Dolores, acompañaron a la Virgen en su extenso recorrido por las calles del barrio, adornado por el incienso y la brisa del mar. La Madre dolorosa, vestida de hebrea, fue en busca de los caleteros por cada rincón de la localidad. El regreso a la iglesia de San Andrés, ya de noche, ponía el punto y final al Viernes de Dolores silense. Lo mejor aún está por llegar.










No hay comentarios: